CONTACTO

LA LUCHA DE ECOFONTANEROS CONTRA EL URBANISMO SALVAJE EN EL MONCAYO


Ecofontaneros surge a finales del verano de 1989 para la defensa del medioambiente por medio de la acción radical no violenta, la toma de decisiones por consenso y la relación estrecha con las personas afectadas. A finales de septiembre decidimos involucrarnos en la defensa del Moncayo: una “isla atlántica” en medio de la estepa, de alto valor ecológico y afectivo para las comunidades limítrofes, amenazado por los proyectos urbanísticos. En particular, por la urbanización “Villacumbres del Moncayo”, que implica la construcción de doscientos siete chalés en una primera fase y un total de setecientos en fases posteriores. Para Ecofontaneros representaba el punto de no retorno en el camino a la degradación ecológica de la Dehesa del Moncayo, un exiguo parque natural de 1.380 Ha. rodeado de pueblos semiabandonados y económicamente deprimidos. Si no le plantábamos cara nada impediría que proliferaran urbanizaciones, hasta destruirlo.

ENTERRADOS EN HORMIGÓN

30 de Septiembre de 1989: El colectivo Ecofontaneros se estrena con una acción contundente. A las diez y media de la mañana cinco de sus miembros se entierran hasta medio cuerpo en hormigón, en el camino de acceso a la urbanización, con el objetivo de impedir el acceso de maquinaria a la misma y exigir la paralización de las obras. Obras que se están llevando a cabo, sin permiso de agua ni vertidos y sin licencia de obras, ante la pasividad de la Diputación General de Aragón (DGA) y de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

La acción dura dieciocho horas y tiene tal repercusión mediática que, al día siguiente, el Consejero de Ordenación Territorial, Joaquín Maggioni, se muestra partidario de las recomendaciones del Justicia de Aragón en el sentido de establecer un Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) de la Comarca del Moncayo antes de proceder a ningún tipo de actuación urbanística. En ese sentido envía un escrito al alcalde de Añón de Moncayo, en el que le advierte de “(…) la responsabilidad personal en que incurriría en caso de no paralizar las obras, exigible por vía judicial de no actuar como procede de inmediato”.

PRIMERA HUELGA DE HAMBRE

17 de Noviembre de 1989: Como el alcalde de Añón, y la constructora GRADO SL, hacen caso omiso del escrito anterior, dos ecofontaneras y un ecofontanero inician una huelga de hambre indefinida, en una jaima árabe, en las afueras del municipio de Alcalá de Moncayo, muy cerca de la urbanización con dos objetivos concretos: 1) Paralización de las obras. 2) Elaboración de un Plan de Ordenación de los Recursos Naturales para la Comarca del Moncayo (PORN).

A lo largo de la semana se desarrollan acciones y reuniones para recordar a la DGA sus compromisos adquiridos, insistir en las reivindicaciones ecologistas y llamar a la solidaridad con la huelga de hambre. Así, el día 18, tres ecofontaneras suben al tejado de la DGA y despliegan una pancarta con la leyenda “SOS MONCAYO”. Ese mismo día la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA) se adhiere a las reivindicaciones ecologistas. A la par, las compañeras y el compañero en huelga de hambre reparten, casa por casa, en todos los pueblos de la comarca, folletos explicativos de las razones de la huelga de hambre y desarrollan asambleas diarias con los vecinos en la jaima. Como la celebrada el día 18, con alcaldes, concejales, sindicatos de riegos y cámaras agrarias de diecisiete localidades del Somontano del Moncayo y de la ribera del Huecha: Tarazona, Añón, Vera, Alcalá, Borja, Agreda, Mallén, Cortes de Navarra, Calcena. Tierga, etc. etc.

En ella se acuerda exigir la inmediata paralización de las obras, y exigir la elaboración de un Plan de Ordenación de Recursos Naturales del Moncayo y su Somontano “(…) que conjugue el desarrollo de sus explotaciones tradicionales, agrícolas, ganaderas, repoblación forestal, aprovechamientos madereros, y promoción de un turismo verde, con una buena gestión del medio. De tal manera que la sociedad por medio de la administración, considerando a sus poblaciones como conservadoras del medio natural, las recompense social y económicamente a fin de revitalizarlas económica y demográficamente.” Por último se acuerda manifestar el apoyo a los ecologistas en huelga de hambre.

CADENA HUMANA DE 1.000 PERSONAS

Domingo 26 de Noviembre de 1989: En un día desapacible y lluvioso, alrededor de mil personas provenientes de los pueblos de la comarca y de Zaragoza capital, unen, formando una cadena humana, la jaima donde se desarrolla la huelga de hambre y la urbanización. Entre las pancartas cabe destacar las de la UAGA y sobre todo la de un numeroso grupo de vecinos de Añón. Se reparten bellotas entre los niños que son sembradas entre los chales en construcción.

LA HUELGA DE HAMBRE VIAJA A ZARAGOZA

Lunes 27 de Noviembre de 1989: El alcalde de Alcalá se suma a la huelga de hambre. Y la huelga de hambre se traslada a la Plaza de los Sitios en Zaragoza frente a la DGA para incrementar la presión. En la reunión con el Consejero, éste se compromete a estudiar la posibilidad de una expropiación por interés público de los terrenos de la urbanización, si los servicios jurídicos del ejecutivo aragonés dictaminan la existencia de un cauce legal para la misma.

LAS CORTES DE ARAGÓN PIDEN LA PARALIZACIÓN DE LAS OBRAS

30 de Noviembre de 1989: Todos los partidos políticos con representación parlamentaria en las Cortes de Aragón firman una proposición no de ley con carácter de urgencia en la que se insta al ejecutivo aragonés a que inicie inmediatamente las actuaciones administrativas para la elaboración de un PORN de la Comarca de Moncayo, que conlleve la paralización cautelar de las acciones urbanísticas. Al día siguiente se celebra una asamblea de cuatrocientas personas en el Centro Pignatelli, donde se termina la primera huelga de hambre tras considerar que los objetivos de la misma han sido logrados.

Al día siguiente, el Director General de Urbanismo presenta a los alcaldes de la comarca un proyecto que incluye: la redacción de un plan de protección del medio natural; el análisis del potencial hidrológico de la zona; el establecimiento de directrices de planeamiento urbanístico; rehabilitación de casas y mejora de comunicaciones e infraestructura de los pueblos.

HIPÓLITO NO CUMPLE EL ACUERDO DE LAS CORTES

5 de Diciembre de 1989: El pleno de las Cortes que se celebra en Monzón aprueba por unanimidad la propuesta de las Cortes. Pero en la explicación de voto, Hipólito Gómez de las Roces, presidente del gobierno aragonés, viene a decir que no piensa cumplir el acuerdo que todo el parlamento, incluidos él y su grupo, acababan de votar. Como respuesta siete ecologistas de ADN (Asociación en Defensa de la Naturaleza Aragonesa) y la Sociedad Naturalista Medofosa se encadenan en el ayuntamiento de Añón en protesta por esta concesión y dos miembros de Ecofontaneros permanecen colgados doce horas del puente de Santiago, sobre el río Ebro, como un toque de atención al presidente del ejecutivo aragonés.

SEGUNDA HUELGA DE HAMBRE

Lunes 25 de Diciembre de 1989: Un ecofontanero y un miembro de la UAGA, inician una huelga de hambre indefinida, en los locales de la Asociación de Vecinos del Casco Viejo, para exigir el cumplimiento del acuerdo de las Cortes y como protesta por la continuidad de las obras de la urbanización. Diez días después, y en sustitución del miembro de la UAGA que había tenido un desvanecimiento, entra en huelga de hambre otro ecofontanero. Mientras tanto, vecinos de la comarca del Moncayo inician un encierro en la jaima que sirvió de morada en la primera huelga de hambre.

ECOFONTANEROS DESALOJADOS DE LA DGA

Martes 16 de Enero de 1990: Los ecofontaneros en huelga de hambre acuden a la DGA para entrevistarse con Hipólito Gómez de las Roces y exigirle que cumpla el acuerdo de las Cortes, pero son desalojados por la fuerza. Mientras tanto, ecologistas, miembros de UAGA, 40 alcaldes y parlamentarios de todos los grupos excepto el PAR (Partido Aragonés), se reúnen en Borja para incidir en las reivindicaciones de la huelga de hambre.

LA CONSTRUCTORA QUIERE NEGOCIAR

Jueves 18 de Enero de 1990: Ante la presión social y mediática, uno de los socios de la empresa constructora dice que están dispuestos a edificar “sólo” lo que tienen vendido, (157 chalés de un total de 207) y como gesto de buena voluntad no van a construir la segunda fase de su proyecto: 700 chalés.

5.000 PERSONAS EN LA CADENA HUMANA POR EL MONCAYO

Domingo 21 de Enero de 1990: 5.000 personas se dan cita, uniendo sus manos, para formar una cadena humana que une la Aljafería, sede de las Cortes de Aragón, -institución que ordenó por unanimidad paralizar las obras-, con la presidencia de la DGA. en la plaza de los Sitios, donde tiene su despacho el presidente Hipólito Gómez de las Roces, que se ha negado a cumplirlo. Tres kilómetros separan ambas instituciones, pero las dos aceras están llenas. En el acto final en la plaza de los Sitios, los dos ecofontaneros en huelga de hambre deciden dejarla tras 28 días, ante la respuesta popular.

ENCIERRO FRENTE A LA ALJAFERÍA

Lunes 19 de Febrero de 1990: Con el fin de recordar a los diputados de las Cortes de Aragón el acuerdo que tomaron por unanimidad en el sentido de elaborar un PORN para la comarca del Moncayo y paralizar las obras de la urbanización, el colectivo Ecofontaneros instala la jaima en los jardines de la Aljafería y comienza un encierro permanente hasta el 15 de marzo, cuando las Cortes debatirán este tema. Se realiza un mural de 10 x 4 metros frente a las Cortes, con el texto del citado acuerdo. El PAR afirma que es un acto de coacción. El Ayuntamiento nos impone una multa de 25.000 pesetas (150,25 euros) por acampar frente a las Cortes.

ECOFONTANEROS REALIZA UNA PARALIZACIÓN SIMBÓLICA DE LAS OBRAS DE LA URBANIZACIÓN

15 de Marzo de 1990: Este día las Cortes de Aragón, y a propuesta del CDS (Centro Democrático y Social), los parlamentarios del PSOE, PAR y CDS, deciden revocar el acuerdo que habían tomado 3 meses antes en el pleno celebrado en Monzón, que exigía la paralización cautelar de las obras de la urbanización “Villacumbres del Moncayo” y la elaboración de un PORN para la comarca. Ecofontaneros decide realizar una paralización de las obras con encadenamientos a hormigoneras, excavadoras y dumpers de forma no violenta. Uno de los socios de la empresa pasa de los insultos y de las amenazas de muerte contra algunos de nosotros a poner en marcha una hormigonera, bajo la cual hay dos compañeros sobre los cuales cae el hormigón. GRADO SL nos denuncia y nos piden 45 años de cárcel y tres millones de pesetas (18.030,36 euros).

MARCHA REIVINDICATIVA POR EL MONCAYO

27-28 de Octubre de 1990: Convocada por colectivos ecologistas aragoneses y castellanos, y apoyada por ayuntamientos de ambos lados del Moncayo, cien personas participan en la Marcha por la Defensa del Moncayo, que recorre 27 Km. desde la Fuente de los Frailes del Moncayo hasta Beratón.

ECOFONTANERXS DESMONTA TUBERÍAS

Sábado 11 de Mayo de 1991: GRADO utiliza ilegalmente para sus obras aguas de un pozo de la DGA que es para uso agrícola y ganadero. Ante nuestra denuncia la DGA le prohíbe utilizarlo, pero hace caso omiso. Por ello Ecofontaneros desmonta una tubería que conduce el agua desde este pozo a la urbanización, para cumplir el mandato de la DGA que ésta no quiere hacer ejecutivo. Algunos compañeros son interrogados al respecto en el cuartel de la guardia civil de la Puerta del Carmen.

ATENTADO MAFIOSO CONTRA ECOFONTANEROS

15 de Mayo de 1991: La respuesta no se hace esperar. A las tres de la mañana de este día, la furgoneta de un compañero, utilizada por nuestro colectivo para los desplazamientos en sus acciones, está ardiendo. La inspección policial determina que ha sido provocado, pues la puerta esta forzada con palanca. Algún vecino había visto a dos personas merodeando por la furgoneta. Tras una campaña de solidaridad, se recogen las 600.000 pesetas (3.606,1 euros) que cuesta el arreglo de la furgoneta.

11 de Marzo de 1992: A Juan Melero, alcalde de Alcalá de Moncayo, se le condena a seis meses de prisión e inhabilitación por “difamar” a la constructora GRADO SL

PLAN PARA EL MONCAYO

8 de Mayo de 1992: Se pone en marcha por parte de la DGA el Consejo de Coordinación del Somontano del Moncayo. El citado Plan afectará a veintiun pueblos y se invertirán 1.200 millones de pesetas (7.212.145,25 euros) en cuatro años. El programa provee mejora de comunicaciones, financiación de obras municipales de saneamiento y relativas al ciclo hidráulico, rehabilitación de casas, etc, etc.

JUICIO CONTRA ECOFONTANEROS

El jueves 4 de febrero de 1993 tiene lugar el juicio por la paralización de las obras de la urbanización dos años antes. La solidaridad es inmensa. Quedamos absueltos de todas las acusaciones, pero la empresa constructora recurre la sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón y somos condenados a 650.000 Pts. de multa y un mes de arresto para tres de nosotros.
Unos meses después, y en una cena-subasta de cuadros y esculturas donados por numerosos artistas aragoneses como forma de solidaridad con nuestra lucha obtenemos con creces ese dinero. Dinero que decidimos pagar en monedas de una peseta y así nos presentamos en el juzgado con más de treinta sacas pintadas con el símbolo del dólar. La acción tiene también una alta repercusión mediática.

MARCHA EN BICI POR LA AMPLIACIÓN DEL PARQUE NATURAL

Septiembre de 1993. La urbanización está casi acabada. Decidimos organizar una marcha en bicicleta por todos los pueblos del Moncayo para repartir hojas sobre los beneficios que traería a la comarca la ampliación del parque a 15.000 ha. Al llegar a Agramonte, aparecen más de sesenta vecinos con los alcaldes de pueblos gobernados por el PP a la cabeza, que, amenazándonos con azadones, nos conminan a no entrar en sus pueblos a repartir las hojas si no queremos ser agredidos. Se oyen frases como “…no hay que dejarles entrar porque si no nos convencerán…”. Previamente un diputado del PP, ya fallecido, había realizado una campaña demagógica sobre los aspectos negativos de la ampliación del Parque. Para evitar la confrontación violenta no entramos en los pueblos pero denunciamos el hecho en los medios de comunicación.

Y FIN…POR AHORA

Aquella urbanización se hizo con 157 chalés, pero no los 700 previstos, ni ninguna más desde entonces. Es decir, se frenó el urbanismo salvaje en el Moncayo.
Se elaboró el Plan de Ordenación de Recursos Naturales para la Comarca. Se amplió el Parque Natural de las 1.380 ha. iniciales a las 9.848 ha. actuales en las que han quedado incluidos nueve municipios y cinco sistemas ecológicos: los valles e interfluvios de los ríos Queiles y Val; los somontanos; el piso basal; el piso montano y subalpino y la vertiente sur.

Los mismos alcaldes que nos amenazaron por querer ampliar el Parque, participan ahora del Patronato y, como entusiastas propagandistas, dicen maravillas en los medios de comunicación de las repercusiones económicas que ha supuesto para sus pueblos. Incluso hay otros pueblos que quieren ser incluidos en el Parque.
Pero habrá que seguir alerta.

Víctor Frago

No hay comentarios

No hay comentarios todavia. Puedes dejarnos el tuyo.

Escribe tu comentario: