CONTACTO

OCUPACIONES. “Si los vascos lo tienen, ¡Por qué nosotros no!”


El primer sitio okupado donde yo estuve fue el Gaztetxe de Andoain recién okupado. Pero luego gente de Barna y Zaragoza nos fuimos a formar a Amsterdam, okupando en la universidad en el año 86. Entonces lo que hacíamos era viajar para saber lo que hacían los demás para poder aplicarlo en nuestra geografía.
El Equipo A éramos un colectivo formado básicamente por punks. Nos reuníamos en el ático del Berlín, los sábados antes de que abrieran el bar. Okupamos la estación abandonada de Utrillas en un intento de que los punks y el anarquismo organizado se conocieran. Allí participamos junto a Estudiantes Anarquistas (de enseñanzas medias), el CUAL (Colectivo Universitario Anarquista y Libertario), y también gente de CGT. Nos juntamos todos como Ateneo Libertario, aunque desde meses antes ya se hacían asambleas comunes y habíamos montado conciertos en Torrero.
Utrillas era del Ayuntamiento, aunque luego lo ha vendido a empresas privadas. Antes de okupar íbamos a la Cámara de la Propiedad (que estaba en Tenor Fleta) y decíamos que queríamos alquilar un local. Se pagaba y te lo decían. Así te enterabas del propietario. Entonces se trataba de okupar cosas del Estado. Esa era la estrategia.
El símbolo del Ateneo Libertario era una cigüeña: la que había allí, en Utrillas, conviviendo con gente dentro, inmigrantes. Las dos personas que vivían allí, marroquíes con carrera, nos mostraron directamente la precariedad de la inmigración. Nosotros queríamos crear un centro social okupado, no una vivienda.
Nos denominábamos autónomos libertarios, éramos muy sectarios, muy anticomunistas. En los carteles con la convocatoria para okupar Utrillas se especificaba que “Solo A (anarquistas)”, lo que no sentó bien ni a los trosquistas ni a los autónomos.
Hubo debates muy interesantes allí dentro, desde la primavera en que okupamos hasta el verano en que nos fuimos. Recuerdo que celebramos un concierto de Sin Dios y Bastardos del Metal. La luz la pillamos de una farola. Estaba en las afueras, hubo robos y era demasiado grande. Éramos peña, pero se nos hizo demasiado grande. Y no teníamos muy claro el proyecto. Así que decidimos irnos y empezamos a reunirnos en la Asociación de Vecinos de San José (donde está Radio La Granja), hasta que el Ateneo Libertario (con el voto en contra de un servidor) decidió ir a la Casa de la Paz.
Mientras estuvo la Casa de la Paz también okupamos el Amanecer.
Por el año 88 se crea el Colectivo de Okupas de Zaragoza (COZ) en los bajos del bar Entalto. Éramos gente de todo pelaje, pero sobre todo anarquistas y punks. También gente vinculada a la Juventud Comunista Revolucionaria, a la CNT y punks del Berlín. En las primeras asambleas consecutivas se podían juntar unas cincuenta personas. Muchas de estas cosas salieron de tertulias de bar en el Berlín (“Si  los vascos lo tienen, por qué nosotros no”, “Cuando tiras la puerta es cuando empieza a venir gente”).
El diario Amanecer estaba donde ahora el Hotel Reino de Aragón (en el Coso). Había sido periódico de la Falange y entonces el local pertenecía a Hacienda. Llevaba cerrado más de veinte años. Tuvimos un error, porque salimos en la prensa y en la tele al okuparlo. Duró dos meses y el desalojo fue en directo.
Como espacio era ideal. Arriba estaban las oficinas, para los colectivos. Donde habían estado las máquinas había un lugar enorme y salía para una sala de conciertos de quinientas personas y una sala de asambleas para ciento y pico. Se hicieron pegatinas y dos panfletos, pero no dio tiempo a hacer actividades.
Eran los años de mucha heroína en nuestros ambientes. “Si te pinchas, tú mismo, pero aquí no” (pintada en el Amanecer que salió en los periódicos).
La Policía Nacional nos pilló durmiendo. Estábamos con permanencias las veinticuatrohoras. Manolo Kabezabolo (MKB), el menda lerenda,… El Furilo era el jefe de los antidisturbios y cuando reconoció a MKB le dijo : “Hombre, Manolo”.
Una señora que estaba en actividades juveniles declaró a los medios nada más desalojarnos que okupábamos porque queríamos. Blady y yo nos presentamos en su oficina y nos pagaron la mitad de la maqueta de Drogas Guais. Fuimos en plan chulada y rollo personal. ¡Igual fuimos los primeros grupos punks en recibir dinero del CIPAJ!
Al día siguiente se okupó la Delegación de Hacienda con un concierto acústico de MKB con su guitarra española. Era un sábado por la mañana y la Guardia Civil no sabía que hacer. Cuando llamaron a los antidisturbios ya habíamos repartido todas las octavillas y nos fuimos andando. El público éramos nosotros y lo recordamos con mucho entusiasmo pese a que no tuvo repercusión mediática.
Después del Amanecer, tratamos de okupar en la calle San Vicente de Paúl, en el solar frente a la papelería Germinal. Pero la policía nos estaba esperando. Nunca supimos por qué. No pudimos ni entrar.

Santi Ric

No hay comentarios

No hay comentarios todavia. Puedes dejarnos el tuyo.

Escribe tu comentario: