CONTACTO

ANAIS Y NOSOTRAS. EL INCENDIO DE LA DISCOTECA FLYING

Lisistrata

El 14 de enero de 1990 se cumplían trece años del fallecimiento  de la descarada y transgresora Anais Nin. Y ese mismo día trece mujeres feministas, descaradas y transgresoras, salimos a habitar una noche mágica tras un día de actividades y debate político  para analizar la violencia machista contra las mujeres.
Y con las manos de color violeta permanecimos unos minutos en la puerta de la discoteca Flying negociando con el portero entrada gratuita, porque éramos muchas y estábamos con ganas de bebernos la madrugada. Y ajenas al poder del fuego decidimos continuar la fiesta en otro sitio. Y también ajenas atendimos sorprendidas el teléfono cuando sonaba en nuestras casas al punto de la mañana para comprobar con ansiedad que estábamos todas bien. Mientras, la radio contaba la muerte de cuarenta y tres personas en el incendio originado en la discoteca Flying y nuestro re-nacer como mujeres y habitadoras de la noche. Y por eso unas horas después nos mantuvimos bien sujetas unas a otras durante el tiempo que duró la concentración que clausuraba el encuentro; abrazadas, llorando, y gritando no a la violencia machista y sí a la vida.
Pasaron por nuestra cabeza los dos últimos días compartiendo, creando propuestas rompedoras, aprendiendo técnicas de autodefensa, reivindicando nuestra sexualidad amplia y poderosa, disfrutando del hecho de estar juntas… Con la piel tibia de ideas, de cuestionamientos, de rebeldía, nos sentimos capaces de mover estructuras y eliminar bloques de piedra.
Éramos mujeres libertarias, pacifistas, antimilitaristas, ecologistas, anarquistas, republicanas, asamblearias, autónomas, simpatizantes con la causa… todas diferentes pero compartiendo ideas, sueños y lucha.
Ahora miro hacia atrás, y han pasado dieciocho años desde aquellas jornadas celebradas en Zaragoza. En ellas participamos mujeres de La Rioja, País Vasco, Navarra, Madrid y Aragón.
Era un momento álgido y todo se movía muy deprisa. Había un antes y un después en nuestra lucha, en nuestras relaciones personales. Íbamos creando poco a poco espacios para el debate, para la acción, para auto-descubrirnos, para vivir nuestra sexualidad, para la convivencia. Y fuimos también ocupando espacios sitiados por la cultura patriarcal, posicionadas desde la sabiduría y la feminidad en contra de la historia y los preceptos. Y cada palabra, cada movimiento era una pieza clave para darle forma a nuestro propio imaginario.
El pasado sábado, 8 de marzo de 2008, me pareció maravilloso, casi mágico, respirar de nuevo ese mismo espíritu, esa misma fuerza, esa misma lucha. Y me sentí emocionada ante la certeza de que Anais y nosotras fuimos y somos mujeres, descaradas, transgresoras.

Marian Royo Carcelle
r

4 comentarios

4 Commentarios realizados

  1. JOAQUIN BARRADO agosto 04, 2010 7:45

    me podeis decir cual era el anterior nombre de la discoteca flying.
    Muchas gracias de antemano

  2. antonio diciembre 06, 2010 17:21

    hola, yo hice la mili en el cuartel de sanidad en el barrio de Casablanca,linea de bus 60,frente al hospital militar,era por finales del 84 al 85.ibamos a la flaying todos los compañeros, recuerdo que enfrente habia una bodega,claro que recuerdo que al bajar por esas escaleras habia una pista y muchos asientos,teniamos muchos amigos y amigas,5 años despues muchos de ellos murieron.Dios me salvó a mi y mis compañeros de reemplazo,el 3º del 84.nunca la olvidare.
    ojalá la gente que conocimos y que desgraciadamente falleció,Dios los tenga en el Cielo.

  3. Alberto diciembre 27, 2010 18:18

    Pero esto que mierda es?con toda la gente que murio esa noche..

  4. carlos garcia mayo 06, 2011 10:00

    hice la mili en el cuarte de aviacion de san lamberto, ibamos todos los jueves a esa discoteca y se llamaba charleston, se lo comento para joaquin barrado aunque un poco tarde supongo desde que lo has preguntado

Escribe tu comentario: