comments on using silagra revatio vs lisinopril how long does it take for tadacip to work revatio vs viagra price penegra tablets buy online zenegra 100 in marathi

CONTACTO

LA PUERTA DE CARROS

Era el atajo peatonal, saltando por vías y andenes de la Estación de los Caminos de Hierro del Norte entre la calle Sobrarbe y la Avenida de Cataluña.
En 1973 los precios del petróleo se dispararon. Estábamos sin saberlo en el final de la dictadura y en el principio de una remodelación industrial cuyas consecuencias no podíamos prever y que llegaría hasta los años 80, ya con el gobierno del PSOE.
En esos años la crisis llegó a todos los sectores industriales que rodeaban Zaragoza y se inventaron las regulaciones de empleo con los derechos del paro de los trabajadores a disposición de las empresas; después fueron las suspensiones de pagos y el cierre de una amplia gama de industrias de Zaragoza.
El sector del metal pasó de cerca de cuarenta mil trabajadores a principios de los setenta a unos veinte mil hacia el año 2000, incluidos los de la General Motors (después OPEL) que trajeron años mas tarde.
Un proceso similar se había vivido años antes en Alemania y el norte de Europa, que consistía en enviar la industria contaminante hacia el sur, por ejemplo, las fundiciones, y la industria química. Se ha repetido años después en dirección a África, Sudáfrica, China, India, etc.
Esta época fue difícil para la economía de las empresas. Se dejaron de pagar hasta las cuotas de la Seguridad Social, la gran mayoría quedaron hipotecadas, los bancos se hicieron con la titularidad de los terrenos e instalaciones de las mismas. Veinte años después sería la misma banca la que financiaría la compra  de las viviendas resultantes en las áreas recalificadas con una plusvalía sobre el precio del suelo que sería interesante analizar.

f_00480

En los años 80, por la Puerta de Carros salían los tanques y cañones que una o dos veces al año iban al campo de maniobras de San Gregorio, subían y bajaban por Sobrarbe, San Juan de la Peña y la antigua carretera de Huesca hasta el famoso campo de tiro. El ruido, la contaminación y las marcas de las cadenas en el pavimento era lo que le faltaba a un barrio como el Picarral, que ya era conocido como “el triángulo de la muerte”, por la contaminación de empresas como SAICA (Sociedad Anónima Industrias Celulosa Aragonesa), Rico Echeverría y Campo Ebro Industrial, la actual Amylum Group.
Las zonas industriales más cercanas al centro de la ciudad y también de otras áreas, tenían previstas remodelaciones urbanas que se reflejan en el Plan General de Ordenación Urbana  de 1986 y que consistían sobre todo en calificarlas como uso residencial. Estos sectores fueron desarrollados en los años siguientes y con distinto grado de intensidad.
Un ejemplo significativo es la cuña definida por San Juan de la Peña y Sobrarbe, la avenida Cataluña y que cierra con Marqués de la Cadena, se adentra hasta el mismo Puente de Piedra y con vistas al Ebro y al Pilar.
Articulada por el antiguo eje ferroviario de la Estación del Norte, las naves de Izuzquiza Arana y los depósitos de CAMPSA (Compañía Arrendataria del Monopolio de Petróleos S.A.) en San Juan de la Peña, Maquinista y Fundiciones de Ebro, la Harinera de Solans, Galletas Patria, La Azucarera de Aragón en avenida de Cataluña y algunas empresas y propiedades más de menor entidad, y la Estación  del Norte con la salida posterior a la calle Sobrarbe cerrando el triángulo. A mitad de los años setenta ya se había construido un edificio de doce plantas sobre los terrenos de Talleres Jordá.
En el desarrollo de los planes parciales, estudios de detalle, etc., las cesiones del 10% del suelo residencial resultante, que corresponden al Ayuntamiento, supongo que fueron vendidas a los promotores privados, ya que ha resultado que, en toda el área, no se ha construido ni una sola vivienda de protección oficial, que es lo que se supone que corresponde hacer al ayuntamiento, con las cesiones de los nuevos suelos. La Ley del Suelo no marca el destino de esas cesiones y es clara la falta de voluntad política para promover vivienda de protección.
Desde el movimiento vecinal, en los años 90, no se han cuestionado los modelos de desarrollo urbanísticos planteados por el ayuntamiento y que se amparan en la bondad del mercado, en el buen hacer de los técnicos, y en esperar que la bonanza económica amplíe el plazo de las hipotecas a unos limites insospechados hace poco tiempo.
El precio de la vivienda libre ha ido subiendo en el último cuarto del siglo pasado a unos niveles imprevisibles, y en este siglo más. Esto hace que  la vivienda de protección siga detrás, y también las de alquiler. Bastará con ver la relación de ingresos por familia y coste de vivienda, para entender que cada vez son más las personas que se quedan fuera del acceso a la misma, incluso de la de protección. No pensemos en casos de divorcio en los que alguien tiene que acabar otra vez en casa de mamá.
En este tiempo la lucha por el cierre del cinturón que une Valle de Broto con Marqués de la Cadena fue lo más destacado en todo este polígono, y duró varios años. Las pancartas colgaban en lo que sería la Plaza Mozart. El uso de la estación de clasificación de vagones ferroviarios en la antigua Estación del Norte impedía terminar esta ronda, además de otros problemas de infraestructuras.
Sí que ha sido un logro del movimiento vecinal, después del año 2000, conseguir que declararan como bien protegido un árbol singular de catorce metros de altura. Es un cedro del Líbano que se mantiene en los terrenos de los antiguos depósitos de CAMPSA, aunque en la actualidad está bastante descuidado y casi seco.

Jesús Rodrigo

Comentarios desactivados para esta entrada

Comments are closed.